Lunes/Viernes: 9.00 a 21.00 hrs.Sábados:         9.00 a 15.00 hrs.


91 626 63 78 / 608 123 940

C/ Belgrado, 45 (El Soho - Európolis) 28232 Las Rozas de Madrid

Patología Vascular

Patologia Vascular

¿Qué son varices?

Son dilataciones de las venas superficiales en las piernas que pierden su funcionalidad, repercutiendo en un aumento de su tamaño y una disminución de la velocidad de la circulación, incrementándose la presión venosa en la parte más distal de la pierna, pie y tobillo.

Son más frecuentes en mujeres y existe una predisposición familiar. La obesidad, el tipo de actividad fisica y la constitución física, son otros de los aspectos que intervien en esta enfermedad.

¿Qué tipo de varices existen?

Pueden existir pequeñas manchas de la piel o capilares superficiales con diferentes formas. Estos varículas o arañas vasculares delicadas provocan defectos estéticos vasculares.

Otra de las manifestaciones de la insuficiencia venosa, es la patología linfática. Venas Reticulares, de color verde-azulado, se transparentan a través de la piel. Pueden ser varices incipientes o venas subcútaneas muy visibles en pieles blancas. Raramente se complican y no suelen dar ningún síntoma.

Varices Tronculares Primarias, son dilataciones prominentes y sobreelevadas que se hacen más evidentes cuando se está de pie. Pueden complicarse provocando una tromboflebitis y a la larga favorecen la aparición de trastornos en la piel (úlcera, fibrosis, cambios de coloración).

Varices Tronculares Secundarias o Recidivadas, son venas dilatadas que aparecen tras haberse realizado una intervención de varices. En ocasiones éstas pueden aparecer de forma precoz y en multitud de localizaciones.

Varices Postflebiticas, son dilataciones venosas que aparecen después que el paciente haya sufrido un episodio de trombosis venosa. Su aparición muestra un grado avanzado de insuficiencia venosa y frecuentemente no deben ser operadas.

Varículas y Telangiectasias, en realidad no son varices. Son pequeñas dilataciones de los capilares situados en las capas más superficiales de la piel.

¿Cuál es el origen de las varices?

El origen de las varices es múltiple, pero se acepta que para que aparezcan debe producirse una insuficiencia valvular, es un defecto en la constitución de las venas que producen deformación. La insuficiencia de las válvulas determina la incapacidad venosa a bombear la sangre hacia el corazón, produciendo el remansamiento de la misma y aumentando la presión venosa deformándolas y dilatándolas. Si a este defecto añadimos el sobrepeso, el sedentarismo, situaciones (naturales o artificiales) que disminuyen el tono venoso por compresión externa, se favorecerá la aparición de las conocidas varices.

¿Cómo se diagnostican?

Se basa en la exploración clínica que incluirá la inspección, palpación y maniobras específicas, así como en la exploraciones complementarias. La exploración complementaria que ofrece mayor rentabilidad diagnóstica y que más información aporta es el ECO-DOPPLER, coloquialmente conocido como la "ecografía de las piernas". Mediante esta técnica se comprueba el funcionamiento del sistema y estudia la competencia valvular. Existen otras pruebas complementarias como las flebografías, linfografías, todas ellas tienen que estar indicadas por un especialista.

¿Tienen solución?

Estrictamente no, aunque debemos pensar que las varices son una manifestación de una enfermedad crónica, de lenta evolución y que si bien a veces no presenta síntomas difícilmente conseguiremos evitar su progresión, ya que su evolución natural es su crecimiento. Cada vez será más probable que éstas se compliquen. Por lo tanto, aunque no es obligatorio intervenirlas si es recomendable tratar de eliminarlas.

¿Cuáles son las complicaciones?

Tromboflebitis superficial que consiste en la inflamación de la vena con la trombosis del contenido de la misma, apareciendo dolor intenso y enrojecimiento de la piel. Existe la posibilidad de que esta trombosis pueda afectar a las venas más profundas, lo cual puede desembocar en una embolia pulmonar.

Afectación de la piel con aparición de pigmentaciones, fibrosis, adelgazamiento progresivo y ulceración de la pierna.

Varicorragia, es una hemorragia que puede producirse tras algún rasguño que afecte a una zona de piel que cubra una dilatación varicosa. Es lógico pensar que no todas las varices son iguales y, por tanto, no todas se van a poder tratar de la misma forma. Por ello, es importante destacar el carácter individualizado de los diferentes tratamientos.

¿Por qué salen las varices?

El principal factor es el genético, no obstante prolongadas estancias de pie sin andar favorecen su crecimiento. También pueden salir después de haber tenido una trombosis venosa profunda.

¿Duelen las varices?

Hay personas que tienen molestias y otras que no las tienen. Hay que recordar que las personas con varices pueden tener molestias en sus piernas por otros motivos.

¿Cuándo se deben operar?

Es el tamaño de las varices y el compromiso de los troncos safenos principales, los que determinan la necesidad de operarlas.

¿Por qué se deben de operar?

Para evitar sus frecuentes complicaciones que a corto plazo se produzca una varicoflebitis (trombosis de la variz), con el consiguiente riesgo de embolia pulmonar, y la varicorragia (sangrado por rotura de una variz). Las complicaciones a medio-largo plazo consisten en la aparición de atrofia y pigmentaciones en la piel de pies y tobillos con tendencia a la ulceración.

¿Cúando se pueden esclerosar las varices?

En líneas generales se pueden esclerosar cualquier tipo de varices, incluyendo técnicas de microespuma. Son especialmente adecuadas para la esclerosis, todas aquellas ramas de las safenas, venitas o varículas. La esclerosis de este tipo de varices es un tratamiento con búsqueda de resultado estético y no para evitar las complicaciones, ya que este tipo de varices no las producen.

¿Las varices esclerosadas se pueden operar?

Sí, por su tamaño y distribución están indicadas para ser operadas, teniendo en cuenta que la reacción producida por la esclerosis previa, puede dificultar el óptimo resultado.

¿En qué consiste el tratamiento con esclerosis?

La técnica de Microespuma consiste en la erradicación de las varices con una mezcla de polidocanol y un gas que puede ser nitrógeno, CO2 o aire atmosférico. La espuma, generada con esta mezcla, se introduce por punción en las venas y desplaza la sangre provocando el espasmo de las paredes internas de las venas dilatadas y su sellado o cierre. Esta técnica está experimentada a nivel internacional, siendo de gran seguridad cuando es ejercida por cirujanos vasculares expertos, como el Dr. Vogelfang. Permite solucionar las varices sin pasar por quirófano y sin cicatrices. Reincorporación inmediata a la vida cotidiana. La Microespuma puede emplearse en todo tipo de varices. No obstante existen indicaciones de primera elección como son:

  • Varices recidivadas (pacientes operados previamente).
  • Varices y trastornos tróficos de la piel (atrofia y pigmentaciones de piel que desaconsejan su abordaje quirúrgico).

Se realiza en la consulta y no es dolorosa. No precisa baja. Consiste en punciones selectivas eco-guiadas con un eco-doppler color o triplex. El paciente sale de la consulta andando.

¿Qué resultados voy a obtener?

El éxito del tratamiento está basado en un correcto estudio hemodinámico y se optimiza al individualizar la estrategia de tratamiento, adecuando los recursos técnicos según el paciente con las siguientes premisas:

  • Mínima agresión.
  • Máxima curación y duración de resultados.
  • Máxima seguridad de no tener complicaciones.
  • Optimizar la estética.
  • Recuperación a la vida laboral en pocas horas.

El continúo estudio y contraste de las nuevas técnicas permite actualizar nuestros criterios con los mejores especialistas del mundo. Lo cual redunda en optimizar los resultados con la mínima agresividad y la máxima seguridad para conseguir una recuperación casi inmediata y un resultado estético óptimo.

Seguimos buscando la excelencia. Por eso nuestra recomendación principal es ponerse en manos de un especialista en Cirugía Vascular y Angiología, que realice una completa exploración y podrá, con el diagnóstico correcto, aconsejar la técnica más apropiada en la cual puede influir su experiencia y familiaridad con determinadas técnicas.

¿Qué hay que hacer antes de una sesión de escleroterapia?

  • No afeitarse las piernas el día anterior a la consulta.
  • No tomar aspirina o anticoagulantes unos 3 - 5 días antes de la consulta.
  • Vestir ropa cómoda, holgada, y si se prefiere, traer unos pantalones cortos para usarlos durante la sesión.

¿ Qué debe hacer después de la sesión de escleroterapia?

El médico indicará si se debe o no usar compresión. Cada caso es diferente y las necesidades de compresión son distintas. Se pueden reanudar las actividades normales el mismo día. Asimismo, se puede realizar ejercicio físico ligero durante los primeros 3 días. Al día siguiente de la sesión, el paciente podrá ducharse pero no deben ser duchas o baños calientes o ir a una sauna en una semana.

Si se ha indicado el uso de medias de descanso, deben de utilizarse desde por la mañana hasta la noche.

Es normal que aparezcan algunos hematomas o discreta hinchazón localizada en el lugar del tratamiento. Si la zona tratada está expuesta al sol, hay que utilizar protector solar durante las dos semanas siguientes al tratamiento. Por la noche, es necesaria aplicar una crema hidratante o vaselina en el área tratada para prevenir la deshidratación.

Varices
Pedir Cita

Pedir Información

Suscríbete a nuestra Newsletter